domingo, 21 de noviembre de 2010

"La montaña rusa" en el teatro Quintero

El teatro Quintero parece que quiere asumir -no sé si tendrá la constancia conociendo al empresario- el papel que tuvo durante años el Teatro Imperial de la calle Cuna. Comedias ligeras con intérpretes más o menos conocidos que atraigan a un público, de la capital y pueblos limítrofes, que no le pide al teatro otra cosa más que un rato de risas fábula bienintencionada. Por ellos, porque sentimentalmente me siento unido a ese espectador que, como mi abuelo, se escapaba de la interminable jornada laboral para el disfrute sencillo del teatro cómico, me alegra que La montaña rusa haya parado en Sevilla, eso sí, a 30 pelotes la entrada. Aquí os dejo la crítica en el Diario de Sevilla.

viernes, 19 de noviembre de 2010

"Carmen" en el Lope de Vega

Ayer por la noche, camino del Lope, hablaba con un amigo del año Carmen que se celebra en Sevilla y el desastre general de las adaptaciones, no sólo de este año sino de siempre, sobre el mito. En la cúspide de los bodrios recientes lógicamente está la Carmen de Aranda. También exceptuamos la ópera de Bizet que será lo sea pero es un hit. Le decía yo a bote pronto que Carmen se podría hacer como un monólogo de no más de una hora de don José. Que no aparezca Carmen, Carmen está muerta y don José que finalmente se ha librado del garrote, cuenta a regañadientes toda aquella historia que está como en un pasado remoto, en una tierra que no era la suya y rodeado de gente que no era la suya. Pero ahora lo pienso y esta idea me parece un aburrimiento total. Después, la conversación derivó en que estaría bien una adaptación "a la italiana" -la expresión se la robo al amigo en cuestión-, o sea sin tanta tragedia, más despreocupada, sin trascendencia o directamente cómica. Una Carmen que no hace mucho caso del destino de sangre que le muestran las cartas. Una actriz estupenda para hacer esta Carmen sería Cristina Medina, que este mes ha vuelto a la Sala Cero con el espectáculo que estrenara el año pasado "Lo cerebro". Divertidísimo.
Pero volviendo a la sensatez y dejándome de especulaciones ligeras sobre cómo hacer Carmen hoy, lo cierto es que pensar en la adaptación de una obra debe ser uno de los trabajos más complicados que uno se puede echar encima. Todo el tiempo empleado a posteriori y el éxito final va a depende de que el punto de partida sea el correcto, ahí es donde hay que gastar el tiempo y la energía y todo el talento que uno posea.



Sobre la Carmen de Álamo y Zurro escribí esto para el Diario de Sevilla.

La foto de elcorreoweb.

PD. La actriz que sustituyó a Bárbara Lennie en "La función por hacer" fue Teresa Hurtado de Ory.

sábado, 13 de noviembre de 2010

"La función por hacer" en el Teatro Central


Era la primera vez que veía la Sala B del Teatro Central dispuesta de forma circular, hecho que multiplica las incertidumbres a la hora de elegir asiento pero que al espectáculo le sentó muy bien. Anécdotas: cuando ya casi todos estamos sentados en nuestras butacas, un señor se sienta en el banco dispuesto en el centro del escenario. El escenario estaba delimitado por el ancho trazo de un cuadrado aunque luego los seis actores se movieron por toda la sala, entre las butacas, por las escaleras, por todos los rincones. Estábamos en que el tipo se sienta en el banco. El público pide silencio. Él extiende los brazos, pide silencio llevándose el índice a los labios. Nos callamos; al momento se levanta y tranquilamente se sienta en una butaca junto a un grupo de amigos. El típico gilipollas pienso, y siento que lo pensamos todos, pero es justo reconocer que eligió bien la obra, sin él saberlo seguramente, porque aquí se trata la confusión entre el hombre, el autor, el actor, la máscara y el personaje.
Segunda anécdota. Como no se dispone muchas veces de forma circular este espacio, no sabemos los peligros que entraña y uno de los espectadores posó su abrigo en el suelo con tan mala suerte de que un foco del suelo lo quemó. Casi salimos ardiendo pero no hubo interrupción sólo un ligero airecillo a plástico quemado.


Y tercero. Como el plan está como está pues los espectáculos ya no tienen programa de mano, sino que reparten unas fotocopias de gramaje generoso y se acabó. No lo veo mal pero no se pueden acabar las fotocopias dejando a los espectadores sin la información básica del espectáculo. En fin, confiando en que los nombres del reparto y demás profesionales esté disponible en la web del Teatro Central, corro para el Diario de Sevilla a escribir la crítica. Sí, en el Diario se escribe la crítica la noche del estreno. Pero la mala suerte me acompaña y en la web del Central sólo aparece el director de la obra, Miguel del Arco, y el resumen. Llamo al Teatro porque sé que aún están allí ya que había coloquio del público -gran idea y que no decaiga- con el equipo de "La función por hacer". Me dejan esperando diez minutos y al final me repiten un reparto en el que sabía que había una sustitución. Le digo al señor que me atiende que Bárbara Lennie no ha actuado esa noche y que me diga el nombre de la sustituta. Imposible, él me repite que le consta que es Bárbara Lennie pero no. Al final no la pongo en la ficha pero no puedo poner a su sustituta que, igual que sus compañeros, está enorme.
Lo que apareció en el Diario finalmente fue esto.

En el vídeo que ahora pego sí, la que aparece es Bárbara Lennie junto a Miguel del Arco.

’La función por hacer’, basada en la obra de Pirandello


sábado, 6 de noviembre de 2010

"De música y de hombres" en la Fundición


La compañía del Teatre Tantarantana de Barcelona, tiene un acuerdo para el intercambio de producciones con La Fundición teatro de Sevilla. Una fantástica idea que nos permitió el año pasado ver, por esta misma compañía, "Eileen Shakespeare", y ahora "De música y de hombres", un derroche interpretativo de Anna Briansó sobre un texto de una autora -que es también traductora, actriz y directora- que me interesa seguir Helena Tornero. Del espectáculo dejé esto en el Diario de Sevilla.

"Amores rodados" en el Teatro Central

Siempre es emocionante ver cómo los teatreros amigos de la ciudad se mueven y son capaces de montar espectáculos solo del talento y la entrega absoluta a su vocación, que hacen que la vida teatral de la ciudad no desaparezca a pesar de todo. Vi la obra junto a Isa Ramírez y escuché correr el bolígrafo sobre las hojas de su libretita durante todo el espectáculo. Seguro que el rodaje de la obra la hará mejor y más sólida. Fue la noche del estreno de "Amores rodados" de la compañía Sin ánimo de pulcro y dejé esto en el Diario de Sevilla.