sábado, 30 de enero de 2010

Qué plan, pero qué plan

A ver si con esto me aclaro porque febrero tiene muy pocos días y la gente del teatro me lleva con la lengua fuera. Eventos, amigos, buenos para febrero en Seville:

*Día 4 al Lope con "Casa de muñecas", miedo me da.
*Día 5 al Central a ver a Zimmermann y de Perrot, vi el espectáculo del año pasado y fue glorioso! Y ojo pelao, porque aunque veais este vídeo super gimnástico, esta gente cuenta historias.



*Día 6, si no estoy deprimido o si estoy totalmente deprimido acercarme a la Fundición a ver "En el monte del olvido" de Zurro. Al que, por cierto, me cruzo algunas mañanas por Relator.
*Día 7, es domingo y debería descansar, pero me tienta ver "La Casa de Bernarda Alba" que están haciendo gitanas en la TNT. Muchas dudas.

*Día 11 al Lope a ver el nuevo estreno de Els Juglars, "2036. Omega-G". Me interesa porque son los típicos hartibles, con los que no se puede discutir pero con los que apetece estar.
*Día 12 corriendo al Central. Josep Maria Pou viene a lo Wells en "Su seguro servidor", sólo dos días. Y a ver, porque estoy un poco decepcionado con su dirección de "La vida por delante".
*Día 13, 18, 19, 20, 24 y 26, quiero pasarme a ver las seis obras de la VIII Muestra el teatro que viene. Todas las obras excepto "Franco, el retorno" que la veré en la Sala Cero, en la Imperdible.

*Día 25, en medio de la vorágine, "Glengarry Glen Ross" en el Lope, de lo que ya comenté algo más abajo.

¡Vaya plan bueno, bueno!

Cartas de amor a Stalin de Juan Mayorga

Esta es la primera obra que leo de Juan Mayorga y no sé si "Cartas de amor a Stalin" hace justicia o es representativa del teatro que escribe. Sí es cierto una cosa, me hace sentir curiosidad por su trayectoria y estoy deseando leer otra de sus obras. Por cierto, que el año pasado ganó el Valle-Inclán, un Premio que lleva tres ediciones y que en el 2008 ganó Angelica Liddell (por ahora, buen plan, veremos quién se lo lleva este año). Como el discurso de Juan Mayorga es bastante aburrido os pongo mejor a Angelica la noche del 2008 que le dieron el premio. Ella tiene web y dentro un auténtico blog que recomiendo "mi puta perrera".



Yo descubría a Bulgákov con veinte o veintiún años, leyendo "El maestro y Margarita", una novela fabulosa, divertida, desconcertante, capaz de mezclar el absurdo demoniaco con la historia de amor más emotiva y con la que más he llorado en mi vida. Una novela que le llevó buena parte de su corta vida: murió a los 48 años, y que escribió a la vez que sus cuentos y obras de teatro. No me extraña que Juan Mayorga, después de haber escuchado y leído algunas de sus entrevistas, tomara al camarada Bulgákov como protagonista y vehículo de una de sus obras. En "Cartas de amor a Stalin", Bulgákov, como hiciera en la vida real, intenta encontrar sin encontrarlo su sitio como artista dentro de la Rusia soviética. Lo hizo en voz alta, escribiendo y demostrando su crítica al estado. La anécdota de escribirle una carta a Stalin pidiéndole que lo dejase salir del país y la llamada posterior del tirano es verídica. Y Mayorga la aprovecha para hacerse preguntas importantes sobre nuestra capacidad de romper con el poder, de tomar las riendas de nuestro destino, de no mirar al pasado.

sábado, 23 de enero de 2010

La vida por delante en el Lope de Vega

En el año 2008 triunfó en Francia la adaptación teatral que Xavier Jaillar hizo de la novela de Romain Gary "La vie devant soi". Myriam Boyer ganó un Moliere por su actuación y el propio Jaillar otro por la mejor adapatación.



Lo vio Concha Velasco y se lo propuso a Josep Maria Pou, director artístico del Teatre Goya para que el teatro la produjera. La versión teatral de Jaillar la tradujo Josep Maria Vidal y la obra la dirigió el propio Pou. De marzo a agosto del 2009 estuvo en el Goya (un teatro que se ha reinaugurado hace un par de años y cuya primera producción "Los chicos de historia", una obra superior, también pudimos ver en Sevilla) y después salió de gira. En el Lope de Vega va a estar hasta este domingo.



Es un buen papel para Concha Velasco, es de lucimiento y la actriz estuvo disfrutona cuando la vi. Tiene el rol atado en corto y conoce perfectamente las reacciones del público ante cada uno de sus gestos. El público, por otra parte adora a Concha Velasco, es incondicional. Creo, sin embargo, que dentro de la absoluta profesionalidad, desde todos los puntos de vista, del espectáculo, el texto se queda muy cortito. Es un cuento agradable, un cuento de otra época en la que había que superar traumas con lecciones sencillas y desenfadadas. La obrita es como una lección para un niño y por eso me aburrí tanto, tanto.
Os dejo aquí la reseña que hice de la noche de estreno en el Lope, acabé a la una de la noche, os podéis imaginar la cara que tenían los amigos de cierre del Diario.

Reseña en Diario de Sevilla

domingo, 17 de enero de 2010

Dos exposiciones: Edward Gordon Craig y Visiones de don Juan

Adiós a la exposición que La Casa Encendida ha tenido colgada durante dos meses "Edward Gordon Craig. El espacio como espectáculo". A través de 200 obras se hace una panorámica de este artista total del teatro. Actor, director, productor, escenógrafo y teórico, amante de Isadora Duncan, prisionero en un campo de concentración, la suya es una vida tan intensa como la teoría que intentó aplicar a sus montajes: un teatro total, una gran fantasía de ingenios, colorismo, máscaras, grandezas. Tengo pedido el catálogo y daré noticia de su contenido.



Eso en Madrid, aquí en Sevilla tenemos otra exposición en el convento de Santa Inés "Visiones de don Juan". La he visto con interés pero al final he salido algo defraudado y confuso. Creo que muchas, muchas de las 300 obras que contiene no aportan nada al mito. Sobre todo la abundancia de fotogramas de todas clase de películas sin más interés que la pura anédota. No me gustó el montaje general, ni algunos detalles en particular, como las enormes cartelas negras puestas de cualquier manera. Habría sido importante dirigir más la atención del espectador. Con todo, la exposición muestra algunas piezas fantásticas no tanto por su calidad artística como por su discurso histórico. Y hay maquetas de escenarios, que me encantan, y muchos bocetos de figurines. Todavía le queda un mes y merece la pena.

jueves, 14 de enero de 2010

Veo a David Mamet en todas partes

Lo veo, lo veo. American Buffalo dirigido por Julio Manrique se estrena en el Teatro Lliure el 14 de enero, ayer, y va a estar un mes allí. Buscaré hoy algún comentario, a ver, porque es una obra intensa con personajes desquiciados y diálogos repetitivos y cargados de violencia, con una trama misteriosa y sin apenas acción. American Buffalo es siempre una incognita.



Glengarry Glen Ross, dirigida por el argentino Daniel Veronese se estrenó en El Español y llegará a Sevilla, al Lope de Vega, en febrero.



Mientras llega, alimento mi parte mamet del cerebro con las buenas pelis -entre ellas las adaptaciones de las obras anteriores- que el americano dirigió. En el fantástico videoclub de la calle Jesús del Gran Poder, 8 y 1/2, podéis encontrarlas perfectamente ordenadas y nuevecitas.

Bodas de sangre en el Teatro Central

CAT en coproducción con el CDN. Basado en la obra de Federico García Lorca. Dirección: José Carlos Plaza. Escenografía e iluminación: Francisco Leal. Coreografía: Cristina Hoyos. Reparto: Consuelo Trujillo, Carlos Álvarez-Novoa, Israel Frías, Noemí Martínez, Luis Rallo, Maica Barroso. Lugar: Teatro Central. Fecha: Miércoles 13. Aforo: Lleno.

Qué bien hacemos Lorca. Es como si fuésemos profesionales de ese sufrimiento, de la sangre, las navajas. La culpa será de esta tierra, que es la misma tierra que pisó Lorca el siglo pasado y que le inspiró esta tragedia familiar, pasional y descarnada. Pero hay que ir a ver esta adaptación de Bodas de sangre.
Hay que ir aunque sólo sea para disfrutar de los cinco momentos perfectos que, durante el convite de la boda, en el segundo cuadro de segundo acto, con el elenco al completo pisando la madera, ha montado Plaza y su equipo: se disponen todos, bailan, se forma la rueda, giran en torno a Carlos Álvarez -el padre de la novia- que blande su bastón sobre Consuelo Trujillo -la madre del novio y el resto. Una buenísima escena.
Y hay que ir a ver esta adaptación porque estos actores hacen grande a Lorca: Consuelo Trujillo, claro, que lleva el peso de la obra y que logra nuestro odio y nuestra ternura como la matriarca pasional y castigada que es. Mesurada en la prosa aunque la querríamos más. Pero no sólo ella, también Maica Barroso, que dice bien y se mueve con gracia.
Hay pocos peros que ponerle al montaje aunque son capaces de destrozar a Lorca justo cuando al fin deja de componer todas sus metáforas con toros y claveles y se pone serio y austero. Una paradoja porque esta adaptación es seria y austera. Uno de estos peros es poner efectos eco-eco a las voces cuando comienza el inspirado verso en el tercer acto, con La Luna y La Muerte conversando en el arroyo, o el brinco que produce la voz de Ana Belén por la megafonía entonando la canción de La Luna, uf. Y entonces el tercer acto y la tensión van en picado, y la obra pierde todo lo ganado, una lástima y un capricho innecesario.

Publicado en Diario de Sevilla

viernes, 8 de enero de 2010

Lilith, Adán y Eva o la rebelión del edén en La Fundición

Síntesis Producciones. Autor: Antonio Hernández Centeno. Idea original y Dirección: Javier Ossorio. Reparto: Asunción Sanz, Íñigo Núñez, Cynthia Martín, Idilio Cardoso (voz). Escenografía: Gonzalo Narbona. Música: Santiago Martínez. Sala: La Fundición. Fecha: 7 de enero. Aforo: Lleno.

Qué poco humor tiene y qué mal planteadas están las ideas en la comedia que Síntesis Producciones nos presenta hasta el 17 de enero en La Fundición. En cuanto al humor, quitando unos pocos chistes relativos al sexo en el edén -cómo se lo monta Adán con los animalitos y con Lilith-, la obra apenas se acerca a provocarnos ligeras sonrisas que se van helando conforme avanza el argumento. Con Adán y Eva en el edén convive Lilith, que es el deseo y la tentación de Adán y la gran feminista que le abre los ojos a Eva y la anima a morder la manzana. Una variante sobre el tema original de la expulsión del paraíso que podría haber sido divertida si no nos hubiesen querido soltar largas y variadas arengas de sin dios y pontificar sobre todas las libertades que nos ofrece la vida. Aburridísimo.
Necesita esta obra soltar lastre propagandista y borrar esos discursos absurdos y de una ingenuidad que se aproxima peligrosamente al ridículo. Necesita que la historia crezca en comicidad y no que se transforme en un vergonzante drama bíblico con árbol caído y, finalmente, muerte de dios. Además necesita que los actores se enteren de que trabajan en una obra de teatro con público, es más, debería haber un director que les advierta de esto. Y tendrían que tirar media escenografía edénica, otro horror. O sea, que no han hecho más que empezar.
Publicada en el Diario de Sevilla el 8 de enero

domingo, 3 de enero de 2010

Largo viaje hacia la noche

Si se hubiese respetado lo que dejó escrito, "Largo viaje hacia la noche" no se debería haber representado hasta 1978. Eugene O'Neill se quería dar un plazo de 25 años después de su muerte para que se estrenase un drama que había acabado en 1941. ¿Por qué? Porque "Largo viaje..." es una bomba dramática, personal, autobiográfica, que se va comprimiendo hacia el cuarto acto como lo hizo el universo antes del big bang. Hay que tener agallas para retratar a la propia familia con afecto y a la vez rechazando las elecciones vitales y despreciando la conductas morales de sus miembros, a los que ve avocados a la destrucción por los vicios, el egoísmo y el odio. Pero con afecto, casi ternura, al fin. En "Largo viaje...", James Tyrone, es el personaje que asume el carácter del padre de Eugene, James O'Neill, un actor de cierto renombre en EEUU, al que el éxito de uno de sus papeles -que repitió temporada tras temporada- destruye para el teatro. Escribiré más de Eugene O'Neill, mientras, os dejo aquí unos minutos de verdadero arte, es Cristopher Plummer que tras una pequeña introducción, hila varios monólogos del personajes James Tyrone. No está subtitulado pero habla del trabajo, de la pobreza de vivió con su madre, de sus trabajos miserables y por fin su oportunidad en el teatro, su día de gloria en la escena y luego la buena-mala suerte de comprar una obra que le dio mucho dinero. A disfrutar. Ah, la obra se estrenó tras la muerte de Eugene, claro.

sábado, 2 de enero de 2010

RIP Bob Willoughby


Imágenes inólvidables como la de arriba del reparto de ¿Quién teme a Virgina Wolf? se las debemos a Bob Willoughby, un fotógrafo que amaba las instantáneas y que introdujo una nueva forma de retratar a las estrellas de Hollywood. Su relación artística con los rodajes de cine, así como con el mundo del jazz o la danza, es íntima y natural y supone uno de los documentos visuales más hermosos que nos ha dejado la segunda mitad del del siglo XX. En este enlace podéis comprar también algunas de sus fotos. Murió a los 82 años.